« Lista Roja »

Depósito de locomotoras de Valladolid

  • Historia:

    El Depósito de Locomotoras de Valladolid fue levantado por la Compañía de los Caminos de Hierro del Norte según proyecto original de 1863 del ingeniero francés Téophile Luc Ricour, el depósito se concibió para prestar servicio a toda la Compañía ya que en aquel momento Valladolid, por su situación estratégica, aproximadamente a mitad del trazado, era cabecera de explotación de la línea en ambos sentidos: hacia Irún y hacia Madrid. En el depósito se realizaba el mantenimiento diario y algunas reparaciones del material de tracción.
    Su diseño fue en aquel momento novedoso, respondiendo a los principios de “economía y utilidad”, fue uno de los primeros que adoptó soluciones como la forma de pseudo-herradura, que permitía ampliar el espacio disponible. Otra particularidad era su estructura de hierro (más adelante sustituida por acero) en previsión de los tan frecuentes incendios de la época.
    Además, esta rotonda simétrica estaba auxiliada por dos plataformas o placas giratorias para economizar maniobras. Estas placas, accionadas por medios mecánicos, permitían el acceso de las locomotoras a los diferentes huecos de la rotonda o cocherones. Con su giro de 180 º se podía invertir el sentido de la marcha de la locomotora y disponerla así para un nuevo trayecto. Posiblemente las dos alas de la rotonda no se construyeron en una única fase de obra, sino en varios momentos sucesivos. De hecho, se observa por ejemplo una ampliación en el diámetro de la primera placa construida para igualarlo a la segunda y adaptarlo así al mayor peso de las locomotoras.
    La traza era de ladrillo y el tejado de pizarra (sustituida por uralita, retirada esta en 2015 por contener amianto dejando al conjunto sin tejado con las vigas al aire), con capacidad para 20 locomotoras (15 en abanico unidas por un cuerpo recto con 5 huecos en paralelo).
    El Depósito sufrirá continuas remodelaciones y ampliaciones de acuerdo con el devenir histórico. Las actuaciones concretas y sus fechas son difíciles de establecer, por la falta de las memorias de obra, y la escasez de documentación en general. Las conclusiones se basan casi siempre en planos y tratados.
    Entre 1905 y 1910 se llevó a cabo la ampliación de la rotonda semicircular por ambos extremos, dando lugar a la característica forma de herradura. Asimismo se levanta un edificio anexo a la parte posterior de la primitiva ala izquierda que probablemente se utilizaría como taller.
    En las inmediaciones de la rotonda, junto a las vías de la línea Madrid-Irún, se encuentran otros edificios de la misma época y estilo: por ejemplo, el edificio de Oficinas, aún usado por la U.N. de Tracción de Valladolid, los muelles de mercancías, los economatos, las aguadas, los depósitos de agua para las locomotoras de vapor, dormitorios,… Estas edificaciones tienen como característica principal la funcionalidad y búsqueda de un carácter estético común, gracias al uso del ladrillo para la estructura y la piedra para basamentos y detalles ornamentales.
    Posteriormente, en una fecha difícil de establecer, hacia los años 40 – 50 del siglo XX, el ala izquierda de la herradura debe ser demolida como consecuencia de algún accidente (un incendio o un derrumbe por obras son algunas de las hipótesis). Se construye en su lugar una estructura de hormigón visto. Quizá es uno de los primeros edificios en hormigón de Valladolid y seguramente el más antiguo de los que quedan en pie. También se rehace en hormigón la cubierta del tramo recto que une ambos brazos semicirculares de la rotonda.
    A partir de los años 50-60, el desarrollo industrial y el crecimiento de la ciudad se alejan del sector ferroviario. Este cambio conllevó el abandono de edificios y su progresivo deterioro. El depósito dejó de prestar servicio probablemente hacia los años 60.


    Descripción:

    Es un edificio simétrico, con una parte central recta de taller y dos zonas curvas a ambos lados de la primera para depósito de las locomotoras de vapor, cada una con capacidad para abrigar once máquinas. Esta forma tiene la importante ventaja de ser fácilmente ampliable conforme van aumentando las necesidades de alojamiento de locomotoras, como así ocurrió aquí.​ El servicio de maniobras para la entrada y salida de las locomotoras en el depósito se realiza mediante dos placas giratorias, situadas en los centros de curvatura de cada una de las partes curvas del edificio. La estructura del edificio es similar a la de una gran nave con cerchas que van girando alrededor de un punto, que es el centro de cada placa giratoria. Las cerchas metálicas son de tipo Polonceau y cubren una luz de 18 metros. Sobre ellas se sitúa un lucernario.


    Grado de protección legal:

    Catalogado como Bien Protegido en 2004


    Estado de conservación:

    De ruina progresiva, las rotondas para invertir las locomotoras al menos funcionaban en torno a la década del 2000. Aunque ha habido varios proyectos para su recuperación como su uso para biblioteca o centro comercial, ninguno ha prosperado. Incluso se habló hacia el año 2013 de transformarlo en un museo del ferrocarril pero de este proyecto nada más se ha oído hasta principios de este 2018 cuando ha vuelto a surgir la propuesta por la Asociación de Ferrocarriles del Duero (FCD). Las diferentes administraciones permanecen impasibles y parece que su pretensión es la desaparición de este conjunto histórico, las mínimas intervenciones realizadas refuerzan aún más esto, dado que parecen estar enfocadas hacia su demolición


    Razones de inclusión en la Lista Roja:

    Demolición y desaparición completa.


    Intervenciones y/o Restauraciones:

    2019, Enero: el pleno del Ayuntamiento de Valladolid ha aprobado por unanimidad una moción institucional para solicitar a ADIF Patrimonio (a través de la Sociedad Valladolid Alta Velocidad) la titularidad del Depósito, opción previamente concertada con ADIF Patrimonio. La misma moción incluye, una vez traspasada la titularidad, incoar expediente de declaración BIC y promover, apoyándose en el punto 4 de la PNL tramitada y aprobada por unanimidad en la Comisión de Fomento del Congreso de los Diputados, el acceso al 1,5% cultural, para su restauración.

  • 2018

    Mañana se presenta en Valladolid un proyecto para preservar y dar uso al antiguo depósito de locomotoras y su entorno. Europa Press, 18 de febrero.

    2016

    El viejo depósito de locomotoras pasará a ser propiedad de Valladolid Alta Velocidad. Tribuna Valladolid, 15 de junio

    2015

    Acaba la obra para desmontar el tejado del depósito de locomotoras. Diario de Valladolid, 18 de enero

    2014

    El parón del soterramiento lleva a la ruina al Depósito de Locomotoras. El Día de Valladolid, 22 de julio

    2009

    El Depósito de Locomotoras albergará la mayor biblioteca municipal de la ciudad. El Norte de Castilla, 7 de mayo

     

    Bibliografía y enlaces

    El depósito de locomotoras de Valladolid, catalogado como bien protegido. Vía libre. La revista del Ferrocarril

    Blog Asociación Vallisoletana amigos del Ferrocarril.

  • Situación:
Obtener indicacionesExportar como KML para Google Earth/Google MapsAbrir mapa independiente en modo pantalla completaCrear imagen de código QR ​​para ver el mapa independiente en modo pantalla completaExportar como GeoJSONExportar como GeoRSS
Depósito de locomotoras de Valladolid

cargando mapa - por favor, espere...

Depósito de locomotoras de Valladolid 41.640064, -4.729536 Valladolid (Valladolid). Antiguo depósito de locomotoras de finales del S. XIXVer en detalle>> (Indicaciones)