« Lista Roja »

Antigua Iglesia de San Miguel de Guadix

  • Historia:

    Tras la toma de Guadix por parte de los Reyes Católicos en 1489, restauraron el obispado y crearon un corregimiento. Más tarde, a lo largo del siglo XVI, se gestó un programa administrativo, político y artístico que sustituyó a su homólogo musulmán. La nueva división administrativo-religiosa se proyectó en torno a las parroquias del Sagrario, Santiago, Santa Ana y San Miguel, siendo esta última la primera que inició su construcción, ostentando en un primer momento la sede episcopal.

    La Iglesia se comenzó a construir en 1490 sobre la Mezquita de la Puerta de Granada, a su vez asentada sobre un edificio hispano-romano. Será entonces cuando se haga la primera modificación del edificio, la adición de una torre mudéjar durante el obispado de Antonio del Águila. Durante la segunda mitad del siglo XVI, Luis Fernández de Córdoba asumió su patronazgo. Éste fue partidario de una nueva concepción del templo en estilo renacentista, más amplio, esbelto, suntuoso y acorde con la importancia que pretendían darle a la Iglesia como centro neurálgico de la ciudad. En 1560 se encargó el nuevo proyecto a Juan de Maeda y Juan de Arredondo, discípulo de Siloé. La remodelación del espacio afectó a todo menos al cuerpo central, pies y torre, que conservaron su traza mudéjar.

    Sin embargo, ocurrieron dos hechos que afectarían profundamente a la continuación de las obras. Por un lado, fue la Rebelión de las Alpujarras, revelándose los moriscos contra la Pragmática Sanción, que suponía la limitación de sus libertades culturales. Esto hizo que los fondos de los Fernández de Córdoba se destinasen a la contienda, paralizándose la construcción del templo en 1580. La derrota y expulsión de los moriscos supuso la privación de grandes ingresos a la ciudad y en especial a esta obra, ya que la mayoría de la población del barrio eran moriscos. Por otro lado, fue la muerte del propio Juan de Arredondo. No obstante, a finales de ese siglo se reanudaron las obras mediante la detracción de fondos destinados a la construcción de la Catedral, lo que hizo que el cabildo paralizase las obras de nuevo al enterarse. Aún así, en 1670 el Obispo Diego de Silva y Pacheco decidió impulsar la obra, encargada a Juan Bellón, y se pidió a Pedro Pérez y a Diego Sedeño, que opinaran sobre su estado, aconsejando un replanteamiento de la obra y un refuerzo profundo de la cimentación que nunca se hizo, desplomándose en 1690 algunas paredes debido al empuje de los arranques de las bóvedas que estaban sin trazar.

    Ya en el siglo XVIII, se constata la inexistencia de fondos para continuar la construcción, optándose por cubrir el templo y reforzar los arranques de los arcos para evitar un peligro mayor. Durante el siglo XX el edificio sufrirá una gran destrucción y el expolio de sus pinturas y retablo, del que se conserva una descripción de M. Gómez Moreno, debido a la Guerra Civil. Al terminar la guerra, el edificio será desacralizado y usado como almacén del Servicio Nacional del Trigo, siendo finalmente abandonado en 1958.


    Descripción:

    La antigua Iglesia de San Miguel es producto de dos proyectos artístico-religiosos inconclusos. De este modo, encontramos, por un lado, la torre, el cuerpo, los pies y la fachada principal, de estilo mudéjar; y por otro, la cabecera, el altar mayor, la sacristía y el crucero de estilo renacentista.

    En cuanto a las primitivas obras mudéjares, la torre es posiblemente el único elemento conservado de un edificio inicialmente de modestas proporciones, conservando aún la heráldica del obispo Antonio del Águila. En cuanto a la nueva concepción renacentista del templo ideada por Juan de Arredondo, nunca concluida, se configura mediante una planta basilical con transepto no sobresaliente. El espacio construido es muy amplio, construido en ladrillo a excepción de las pilastras y arcos interiores, que son de piedra, en muchos casos de acarreo. La sacristía se cubre por una bóveda de lunetos realizada en piedra que descansa sobre pequeños capiteles jónicos. Además, su acceso desde el interior se hace mediante una puerta de proporciones plenamente renacentistas y almohadillado.

    En cuanto a la cabecera, la encontramos cubierta por una bóveda de horno con el armazón interno visible, bajo la que encontramos el espacio del altar mayor configurado mediante tres arcos ciegos con resalte de sillería, siendo el central alabeado y los arcos laterales de medio punto. Sus albanegas están decoradas por heráldicas de las familias Fernández de Córdoba y Amezcua sostenidas por grifos. Bajo el espacio que ocupa el altar mayor, encontramos una cripta funeraria que contiene en sus paredes grafitos históricos de los beneficiados del templo que datan del siglo XVII. Respecto al crucero, éste se cubre con una cúpula oval sobre pechinas con decoración pictórica. Los arcos torales están sostenidos por medias columnas dóricas de enormes proporciones y entablamento de cornisas muy desarrolladas. Las bóvedas de las naves laterales del crucero también están decoradas. En la nave izquierda hay una pequeña capilla con dos retablos fingidos muy deteriorados que conecta mediante un arco con el antiguo camarín de San Miguel, que actualmente recibe el nombre de Arco de Mensafíes, extendiéndose hacia el exterior de la fábrica, cubriendo la entrada al callejón de Mensafíes y conectando con la vivienda contigua. Éste está decorado con pinturas murales y se cubre con un cupulín que descansa sobre columnas dóricas acanaladas.

    De la nave principal, que debería ocupar el espacio que hoy se sitúa a la intemperie y que supone el vestigio de la antigua configuración espacial mudéjar, sólo existen los arranques de la gran bóveda vaída de la nave central y de los arcos de las capillas laterales, además de los muros perimetrales y algunos contrafuertes. En este espacio encontramos la intervención llevada a cabo por la Escuela Taller de Guadix, que cerró la nave central con un enorme armazón de cemento adosado a la construcción original.


    Grado de protección legal:

    Afectada por entorno BIC


    Estado de conservación:

    El templo presenta un pésimo estado de conservación. Lo mejor conservado del altar mayor son las dos salas situadas en la parte posterior del mismo. En estas habitaciones hay varias cajas con libros muy antiguos cuya conservación también se halla en serio peligro. En cuanto a la bóveda, presenta diversas deficiencias estructurales como grietas o agujeros. Asimismo, tanto en el altar mayor como en el resto de la Iglesia, hay gran cantidad de mobiliario eclesiástico apilado sin ninguna consideración. La cripta se encuentra parcialmente anegada y conserva algunos grafitos históricos referentes a los beneficiados de la iglesia, bastante deteriorados aunque aún legibles.


    Razones de inclusión en la Lista Roja:

    De seguir así, es muy probable que alguno de los elementos estructurales del templo acabe colapsando debido al progresivo deterioro y abandono, llegando finalmente a la pérdida del templo y de sus valores históricos, artísticos y arqueológicos.


  • Enlaces

    Antigua Iglesia de San Miguel, Patrimonio de Guadix.

    Iglesia de San Miguel, Grupo de Desarrollo Rural: Comarca de Guadix.

    Bibliografía

    Pérez López, Santiago (2005). “Notas Históricas acerca de la iglesia accitana de San Miguel”.
    SUAREZ, Pedro, Bol. Cen. 18, 2005, 49-60.

  • Situación:
Obtener indicacionesExportar como KML para Google Earth/Google MapsAbrir mapa independiente en modo pantalla completaCrear imagen de código QR ​​para ver el mapa independiente en modo pantalla completaExportar como GeoJSONExportar como GeoRSS
Antigua Iglesia de San Miguel de Guadix

cargando mapa - por favor, espere...

Antigua Iglesia de San Miguel de Guadix 37.301619, -3.139011 Guadix (Granada). Templo mudéjar-renacentistaVer en detalle>> (Indicaciones)