« Lista Roja »

Alcázar Real de Guadalajara

  • Historia:

    El primitivo Alcázar termina de construirse en el siglo X de manos del califa Abd al-Rahman III, cuyas estancias visita con cierta asiduidad y utiliza como base militar, por ser lugar de paso hacia las batallas con los reinos cristianos del norte de la península Ibérica. Así, en 920, durante la campaña de Muez, Abd al-Rahman III utiliza el Alcázar como base de operaciones para planear las estrategias en las batallas.

    En el año 1085 Guadalajara cae en manos cristianas por la conquista llevada a cabo por las tropas de Álvar Fáñez, al servicio del rey Alfonso VI de León y Castilla, y pasa a formar parte del Reino de Castilla. Se inicia con ello una nueva etapa para el Alcázar, que pasa a destacar por sus funciones de palacio real, lejos de su función defensiva primitiva.
    Con la conquista cristiana de la ciudad por parte de las tropas de Alfonso VI, el Alcázar pasa a ser lugar de estancia para los reyes castellanos, quedando documentadas especialmente las del propio Alfonso VI, Alfonso VIII, Fernando III, Sancho IV y Alfonso XI. Éste último manda edificar en su interior una iglesia dedicada a San Ildefonso y la dota de “grandes posesiones e instituyendo capitanías”

    Tal fue el esplendor y el prestigio con que goza el Alcázar durante el reinado de la dinastía Trastámara, herederos de la dinastía Borgoña, que se celebran en sus dependencias las Cortes de Castilla en 1390, siendo rey Juan I, y en 1408, siendo regentes por la minoría de edad de Juan II, Catalina de Lancáster y Fernando de Antequera. En 1436 se celebra allí la boda del que sería años después segundo marqués de Santillana y primer duque del Infantado, Diego Hurtado de Mendoza y Figueroa, con María de Luna, que en 1448, con el afianzamiento de la familia Mendoza en Guadalajara reciben de manos de Juan II el nombramiento de Alcaides del Alcázar de Guadalajara.

    La destrucción casi total de lo poco que queda del palacio que formaba el Alcázar sucede en 1520 con el acuartelamiento en sus dependencias de la nobleza y el pueblo de Guadalajara para sumarse a la causa de los Comuneros de Castilla. Con la toma de Guadalajara por parte de las tropas de Carlos I, lo poco que quedaba del complejo palaciego que formaba el Alcázar Real de Guadalajara queda destruido casi en su totalidad.

    La destrucción se produce el 22 de julio de 1936 con el ataque al cuartel mediante bombas incendiarias que dejan el edificio en llamas y en desuso. El ataque aéreo perpetrado por los rebeldes sobre Guadalajara el 6 de diciembre de ese mismo año, el mismo que destruye el palacio del Infantado y gran parte de la ciudad, acaba con lo que quedaba de las instalaciones del Alcázar dejando en pie los pocos muros que hoy se ven. Desde entonces, el Alcázar Real de Guadalajara pasaría 69 años de abandono absoluto hasta que en 1998 se comenzaron las primeras excavaciones arqueológicas para el estudio y consolidación de los restos que deja esta fortificación.


    Descripción:

    Forma un recinto fortificado de algo más de una hectárea sobre el barranco del Alamín y junto a la antigua carretera de Madrid. Desde su origen ocupa un espacio en la entrada oeste de Guadalajara junto a la puerta de Bradamarte y separa el barrio artesano de la Alcallería o de Cacharrerías del resto de la ciudad. Su principal función como fortificación andalusí es la de proteger la entrada a la ciudad y vigilar el paso por el valle del río Henares y la Campiña. Durante la época cristiana cumple las funciones de palacio real a imagen de los Reales Alcázares de Sevilla y del Alcázar de Córdoba, que datan de la misma época, hasta su abandono y conversión, primero, en fábrica de sarguetas y, después, en cuartel militar, última utilidad que tiene hasta quedar destruido definitivamente en 1936.


    Grado de protección legal:

    Bien Interés Cultural


    Estado de conservación:

    Ruina en varios lienzos de muralla y del Alcazar, apuntalados desde hace 10 años, con varias grietas. Tapado y cegado por vegetación y arboleda que amenazan con tirar los muros que se conservan.


    Razones de inclusión en la Lista Roja:

    Deterioro progresivo. Riesgo de pérdida total por derrumbe de la mitad que queda.


  • 2018

    La rehabilitación del Alcázar de Guadalajara depende de la subvención del Ministerio de Fomento. Diario.es, 7 de julio

    El Ayuntamiento solicitará el 1,5% Cultural para la restauración del Alcázar, Guadaqué, 4 de julio.

    “Pasos importantes” para recuperar el Alcázar Real de Guadalajara, “precedente” de la Alhambra, El Diario, 22 de enero.

    Bibliografía

    Guadalajara. Alcázar 

    A1zar_Real_de_Guadalajara. Wikipedia

    Dirección científica y realización de los trabajos técnicos de la excavación arqueológica del Alcázar Real de Guadalajara.

  • Situación:
Obtener indicacionesExportar como KML para Google Earth/Google MapsAbrir mapa independiente en modo pantalla completaCrear imagen de código QR ​​para ver el mapa independiente en modo pantalla completaExportar como GeoJSONExportar como GeoRSS
Alcázar Real de Guadalajara

cargando mapa - por favor, espere...

Alcázar Real de Guadalajara 40.638123, -3.171559 Guadalajara, (Guadalajara). En el siglo X finalizó su construcción de manos del califa Abd al-Rahman IIIVer en detalle>> (Indicaciones)
  • Fotos:

    Wikipedia