Trujillo y el berrocal circundante

  • Historia:

    El mayor activo patrimonial de esta ciudad reside en el mimetismo en el que a lo largo de dos mil años se han fundido su paisaje de huertas y berrocales graníticos con la arquitectura y el espacio modelado por las distintas culturas —lusitanos, romanos, godos, bereberes, sefarditas, peruleros, duraznos, novohispanos,..— que la han habitado; un viaje de más de veinte siglos durante el que, por distintas razones, se renunció a urbanizar el medio urbano contiguo a los costados septentrional y occidental de su cota más elevada: en un primer momento coronada de un castellum, durante la dominación hispanomusulmana cercada por una alcazaba y un alcázar (ss. IX-X) que, junto a las de Gormaz en Soria, Mérida en Badajoz y la desaparecida muralla de Medina al Zahara en Córdoba, fue uno de los baluartes más importantes de la Marca Media de Al Andalus, como atestiguan la arqueología y las fuentes hispanoárabes como Al-Istajri o Al-Idrisí.


    Descripción:

    La visión de la ciudad medieval y renacentista de Trujillo constituye una imagen de conjunto histórico de gran representatividad: con su castillo en la parte más elevada, sus murallas, palacios, iglesias y conventos, emerge en el desierto berrocal que la rodea. Su tierra y alfoz constituyen un espacio con una gran riqueza y diversidad bioarqueológica y paisajística. Un espacio sinestético que la naturaleza y el hombre han modelado a lo largo de los siglos hasta configurar un escenario de los sentidos del que participan mancomunadamente la avifauna, la arquitectura acuática —charcas, presas, aljibes, pozos y pozas, norias, etc.—, el bosque mediterráneo, con sus retamas, encinas y chaparros, el espacio urbano con sus callejas, caminos y viarios, y un conjunto de monumentos levantados en granito que se funden con el paisaje recreando una gran escultura de tonalidades ambarinas y cerúleas. La fusión de estos elementos naturales con la semblanza modelada por el hombre a partir de la piedra de granito ha consentido que Trujillo sea una ciudad rodeada de una variedad de vistas y matices perceptuales que constituyen el mejor testimonio de su acerbo cultural, su crisol de culturas, que el viajero puede hallar por los caminos históricos que la rodean.


    Grado de protección:

    Su Conjunto Histórico es declarado en 1962 Bien de Interés Cultural. En la actualidad forma parte, junto con Monfragüe y Plasencia, de una candidatura a Ciudad Patrimonio de la Humanidad, basada en la calidad y variedad de matices de su paisaje.


    Estado:

    Se trata de un conjunto paisajístico y periurbano donde se funden multitud de matices y patrimonios tangibles e intangibles en peligro de desaparición con la calificación urbanística dada por las normas subsidiarias municipales a los terrenos colindantes a la Autovía Trujillo-Cáceres, recién concluida.


    Carácter de riesgo:

    El principal problema derivado de la actual situación urbanística reside en que si bien una parte del berrocal sí tiene protección, otra, la inmediata a la autovía, muy cercana a la ciudad y que afecta enormemente a la totalidad del paisaje percibido desde las cotas más elevadas, no tiene protección alguna, pues se trata de suelo inadecuado para el desarrollo urbano, lo que equivale a un suelo no urbanizable común. Todo esto se concreta en que con la calificación actual en esta franja se pueden ubicar todo tipo de industrias y usos turísticos permanente. Existe el peligro inmediato de la ejecución de un proyecto de 58 apartahoteles, campo de golf, spa y centro de convenciones en mitad del berrocal, al norte de la ciudad, junto a las ruinas del convento de Franciscanos Alcantarinos. Todo ello significará la perdida de una de las señas de identidad principales de la ciudad: la fusión de su patrimonio arquitectónico con su medio natural y paisajístico que hacen de ella, junto con Ávila o Cáceres una de las ciudades más espectaculares de la Edad Media y Moderna española.


  • Turismo de Trujillo

  • Situación:

cargando mapa - por favor, espere...

Trujillo y el berrocal circundante 39.459525, -5.880314 Trujillo (Cáceres) es una ciudad monumental cuyo mayor activo patrimonial reside en el mimetismo en el que, a lo largo de sus dos mil años de historia, se han fundido su paisaje de berrocales graníticos con la arquitectura del conjunto. Ver en detalle >> (Indicaciones)