Trapiche del Prado

  • Historia:

    El Trapiche del Prado, edificio fundamental en la historia azucarera de Marbella,  fue construido, en 1644, en las faldas de Sierra Blanca, al noreste de la ciudad. Se encuentra en el centro del espacio que delimita la confluencia entre la atajea pública y el camino real, situación estratégica en cuanto a las necesidades de agua y a las comunicaciones con la ciudad y los plantíos. La actividad del Trapiche del Prado como establecimiento industrial pasó por varias etapas y en líneas generales se puede decir que al frente de su explotación figuran personas relacionadas con el estamento eclesiástico y miembros de la oligarquía local. Sus primeros propietarios fueron comerciantes de origen flamenco quienes compran tierras municipales para levantar la fábrica de azúcar en régimen de monopolio y con los privilegios relativos a la utilización de aguas de la atajea pública. En 1688 se produce la incautación del Trapiche por parte del Santo Tribunal de la Inquisición, que lo explotó en régimen de arrendamiento. El análisis de los inventarios efectuados en el Trapiche del Prado con motivo del arrendamiento de 1721 revela la existencia de una tecnología propia del molino de rodillos verticales, molino de tradición americana cuya utilización en España se ciñe a la costa granadina y malagueña. Hasta 1725, el Trapiche del Prado funcionó con dos molinos, uno hidráulico movido por las aguas que llegaban a través de una atajea y otro de mulas. A partir de la segunda mitad del siglo XVIII, se produce el declive de la cultura de la caña por la competencia del azúcar americano. Aún así, el alza de los precios del azúcar, consecuencia de la situación en las colonias, se traduce en la aparición de nuevos ingenios y en la modernización de los antiguos. Siendo precisamente en Marbella, junto a Torrox y Vélez-Málaga, donde se origina el resurgimiento de la actividad cañera entre finales de ese siglo XVIII y principios del XIX. A principios de este último siglo, cuando el trapiche se hallaba prácticamente derruido, lo compró a la Inquisición Enrique Grivegnée, un comerciante de Málaga de ascendencia flamenca,  en un intento de relanzar el cultivo y la industria cañera. Junto a la molienda hidráulica, Grivegnée mantuvo la molienda de tracción animal pero sustituyendo las mulas por bueyes. El proyecto de modernización agrícola e industrial  fue frustrado nuevamente por los intereses de la oligarquía local. Durante el siglo XIX, la finca tuvo un uso agrícola, mientras el antiguo ingenio azucarero acusaba una ruina total de la que Pascual Madoz, ha dejado constancia: “aún existe, aunque inservible, un gran ingenio de azucares, sirviendo sus tierras en el día para sementeras de todos granos”. Hasta principios del siglo XX no se reanuda en el antiguo Trapiche la actividad industrial, encaminada ahora a la fabricación de vino moscatel y aguardiente, actividad impulsada por Fernando Álvarez Acosta que se ha mantenido hasta los años cincuenta del pasado siglo5.  Sin embargo, y pese a que en los años veinte del siglo XIX en el espacio que después será la Colonia Agrícola San Pedro Alcántara se vuelve a plantar caña y a construir un moderno trapiche por iniciativa de Juan Bautista Lesseps. A mediados de siglo la infraestructura industrial de la caña estaba ya totalmente desmantelada y los plantíos, al menos en la zona de Marbella, habían sido sustituidos por el cereal. El edificio se utilizó hasta hace pocos años como cuadra para caballos.

    La comparación de los actuales restos materiales con la función de los espacios descritos en la documentación del siglo XVIII relativa al mantenimiento del edificio, permite establecer la primitiva morfología del establecimiento en relación al proceso de fabricación de azúcar en la etapa preindustrial y la evolución de la tecnología empleada.

    A principios del XIX era un establecimiento fabril con tecnología tan avanzada que doblaba la capacidad de las moliendas de los molinos de la costa malagueña. Según un antillano era superior a cualquiera de los establecimientos azucareros de sus islas. Viajeros como William Maclure y Alexandre de Laborde se asombraron de la impresionante factura del edificio que elevaba sus bufardas en la falda de Sierra Blanca.

     

     


    Descripción:

    Desde el punto de vista arquitectónico, aún teniendo en cuenta que el edificio levantado en el siglo XVII estaba casi totalmente arruinado a finales del XVIII y fue casi totalmente reconstruido y ampliado por Enrique Grivegnée entre 1800 y 1808, la estructura que conocemos, al menos debe ocupar parte del edificio original. En la documentación consultada queda claro la existencia de una arquitectura-contenedor de la actividad fabril que genera la caña desde la corta y monda hasta la elaboración del producto. Se trataría pues de un solo inmueble de planta irregular, limitado al oeste por el recinto de ubicación de la rueda hidráulica y el muro que prolonga la atajea y al este por una estructura circular de mampostería, circunvalada por una rampa.


    Grado de protección:

    Incluido en el Catálogo General del Patrimonio Histórico de Andalucía


    Estado:

    En ruina progresiva.


    Carácter de riesgo:

    Deterioró progresivo por abandono. La vegetación y el matorral descontrolado está provocando grietas y destrozos graves.


    Intervenciones y/o Restauraciones:

    En el año 2009, tras una buena limpieza, la excavación arqueológica puntual realizada identificó los restos tanto de la plataforma como de las dos bancadas de la “molienda de agua”.

  • 2017

    Lo que la Plataforma del Trapiche solicita es posibel, se puede hacer. No somos visionarios“. Diario Sur, 20 de marzo

    Midón propone abrir una residencia para artistas en el Trapiche del Prado. La Opinión de Málaga, 1 de febrero

    2016

    Vecinos crean una plataforma de defensa del Trapiche del Prado. Málaga Hoy, 22 de abril

    2011

    Más protección para el Trapiche. Sur.es.18 de junio

    Bibliografía:

    Un olvido nada dulce en Marbella. Lucia Prieto Borrego. Cilniana. 8/03/2011

    Prieto Borrego, Lucía. El Trapiche del Prado: un establecimiento preindustrial en la Marbella del Antiguo Régimen. En revista Baetica, Universidad de Málaga, 2008

  • Situación:

cargando mapa - por favor, espere...

Trapiche del Prado 36.526571, -4.889239 Marbella (Málaga). Fábrica de azúcar del siglo XVII.Ver en detalle >> (Indicaciones)