« Lista Roja »

Ermita de Santa Ana y pósito de grano contiguo de Trujillo

  • Historia:

    La ermita de Santa Ana fue mandada construir en 1731 en las inmediaciones de Trujillo, junto al Camino Real de Andalucía, por el Obispo de Plasencia D. fray Francisco Lasso de la Vega y Córdoba, que sufragó los gastos de la misma. Se mantuvo abierta hasta que, durante la Guerra de la Independencia, las tropas napoleónicas decidieran su saqueo y destrozo, quedando abandonada y retirándose para su salvaguarda la espadaña, que se conserva en el castillo trujillano, así como su campana, guardada en la Iglesia de Santa María. La misma suerte corrió el pósito de grano levantado frente al templo, igualmente ideado y sufragado por el mencionado obispo placentino con la intención de establecer un lugar donde poder repartir trigo y alimentos a los más necesitados y al pueblo en época de escasez.


    Descripción:

    La ermita responde a las directrices del barroco temprano o postescurialense, levantada en mampostería con sillarejo en esquinas, planta de cruz latina y única nave en su interior, a la que se abren a su vez dos sacristías, una a cada lado de la cabecera del templo. Sobre el crucero se yergue una cúpula hemisférica, contando el resto del edificio con bóveda de arista, así como la sacristía derecha con bóveda de cañón. Mantiene el monumento el blanco estucado interno, la moldura que circunda la estancia, así como restos de sencillos esgrafiados y pinturas barrocas en derredor de sus ventanas, pechinas y altares simulando molduras, cortinajes, escudos y elementos decorativos de tonos amarillentos y bermellón. Exteriormente el edificio es sobrio, con cuatro contrafuertes sosteniendo, en un par por cada lado, el primer tramo de la nave. Sobre la portada, abierta a los pies, figura el escudo en granito del que fuese mecenas de la obra, coronado con capelo y cordón episcopal. Similar blasón, aunque sin simbología eclesiástica, aparece en la fachada del pósito o granero, edificio que cuenta con zaguán de entrada y diversas habitaciones a las que se accede a través de un amplio y largo pasillo que comunica con el anterior.


    Grado de protección:

    Carece de protección específica.


    Estado:

    La ermita está en completo abandono y sin uso alguno; el interior sufre múltiples humedades, permaneciendo tanto la nave como las sacristías llenas de basura y restos de botellones que se celebran en su interior. Han aparecido pintadas sobre sus muros y frescos, cuyos restos se encuentran en muy mal estado; el techo de la sacristía izquierda ha caído y los exteriores del edificio son utilizados igualmente como paneles para grafitis. En cuanto al pósito cercano, presenta el mismo estado que el edificio religioso, habiendo perdido la mayor parte de su techumbre así como la planta alta, lo cual ha conllevado la aparición de abundante vegetación en su interior. La zahúrda se encuentra semidestruida, con parte de la cubierta caída en ciertos tramos, y cubierta con vegetación.


    Carácter de riesgo:

    Gran deterioro y posible desaparición paulatina del monumento a través de las inclemencias del tiempo, la humedad y la acción humana, a lo que hay que sumar la acción de la vegetación en el pósito y zahúrda; riesgo de derrumbe de las bóvedas y muros; desprotección absoluta de las pinturas y del monumento en sí frente al expolio y el vandalismo.


  • Situación:

cargando mapa - por favor, espere...

Ermita de Santa Ana y pósito de grano contiguo 39.444376, -5.876822 Trujillo (Cáceres). Ermita del siglo XVIII con un pósito de grano contiguo. Ver en detalle>>Trujillo (Indicaciones)
  • Info facilitada por:

    Samuel Rodríguez Carrero.