« Lista Verde »

Aljibe de la Casa de las Veletas

  • Motivo de la retirada:

    Se han llevado a cabo labores de restauración


    Historia:

    Es uno de los mejor conservados y de mayor tamaño de toda la Península Ibérica y una joya de la arquitectura del agua hispanomusulmana. Único resto del alcázar de Cáceres -época Omeya-, inicialmente construido sin bóvedas y dotado de decoración en los arcos, aplicada de cal que confirma un uso no hidráulico de la construcción. Es posible que su primer destino fuera de mezquita. Una gran reforma en la segunda mitad del siglo XII puso fin a dicho uso, convirtiéndolo en aljibe. En este momento se sellaron las juntas murarias (pared-pared y pared-suelo) mediante boceles; los lienzos noroeste y sureste fueron recrecidos y se alzaron las esbeltas bóvedas que hoy cubren las cinco naves del edificio. Desde que se convirtió en aljibe, la decoración aplicada sobre los revestimientos comenzó un proceso de degeneración imparable hasta nuestros días que ha dejado irreconocibles sus restos. En 1231 cuando Fernando III concede la Segunda Carta de Población a Cáceres, se especifica: “Del alcázar subsisten restos algunos muy notables, como el del aljibe” (Capítulo IV del Fuero de la Villa). Tras años de abandono se recupera su uso como aljibe, siendo utilizado para abastecer la población a fines del siglo XV. Entre los siglos XVI y XVIII, Lorenzo de Ulloa, propietario de la antigua casa fuerte bajomedieval bajo la cual se encuentra el aljibe, la convierte en palacio que responde al esquema compositivo renacentista para los palacios civiles, dando lugar a la actual Casa de las Veletas. Siguiendo la normativa real, los vecinos de Cáceres siguieron abasteciéndose del aljibe, al que accedían por una puerta creada con tal fin, hoy desaparecida. En la esquina Norte del aljibe se construyó una pequeña estancia separada para separar el agua accesible al vecindario de la exclusiva de los propietarios de la casa. Después del “redescubrimiento” de la edificación por José Ramón Mélida en 1914, pasado un largo tiempo de abandono, el aljibe fue sometido a diversas reparaciones y reformas durante la primera mitad del siglo XX, algunas de ellas, más recientes, encaminadas a convertir la Casa de las Veletas en Museo Provincial. Se trata de reformas de carácter más “estético” que estructural, aunque las obras llevan paralizadas varios años.


    Descripción:

    El aljibe, con las galerías que le rodean por tres de sus lados, ocupa el centro de la Casa de las Veletas, bajo el patio, por cuyo pavimento penetra el agua pluvial que alimenta el depósito. Es de planta rectangular, de 13.50 x 9,90 m. y 137 m2 de superficie, está cubierto por cinco bóvedas de cañón de ladrillo cuyos estribos se apoyan en dieciséis arcos de herradura y doce columnas monolíticas de granito reaprovechadas, con muros testeros cerrando los lados Este y Oeste. Los muros, cuyo espesor alcanza más de un metro, son de argamasa y mampostería, los arcos, las bóvedas de ladrillo y las columnas de piedra. Las columnas toscanas, labradas en granito, evidencian capitel y basas sencilla, siendo en su mayoría de procedencia romana, y supliéndose a veces por pilares de rodillo. Se aprecia también algún capitel de aspecto visigótico. El pavimento del aljibe consta de un solado de ladrillo más una capa de cal encima. No se edificó sobre roca, como sucede con casi todos los aljibes, sino sobre unos rellenos de naturaleza antrópica superiores al metro de espesor.


    Grado de protección:

    La Casa de las Veletas fue declarada Monumento Histórico Artístico en 1931 (Gaceta de 03-06-1931).


    Riesgo por el que entró:

    Los problemas de conservación son más que evidentes. El aljibe padece, según el primer informe que se cita a continuación, que fue posterior al segundo citado pero del mismo arqueólogo Victor Gibello, posibles problemas estructurales y requiere una intervención valiente e inmediata. Sufre diversos daños, como el avanzado deterioro del estuco.

    El trabajo técnico independiente Sistema constructivo del aljibe almohade de la Casa de las Veletas de Cáceres, de Victor Gibello y otros (Actas del Sexto Congreso Nacional de Historia de la Construcción. Valencia, 21-24 de octubre de 2009. Volumen 1, pp. 258-268), expresa, entre otras cosas, que  “En el suelo aparecen una serie de anomalías en torno de una posible falla o fractura de interpretación. Cortado el suelo de Oeste-Este en la primera línea de columnas se observa una gran grieta, con continuidad en el muro Este, que se ha parcheado”. Respecto a las columnas: “Están muy deterioradas y parcheadas en diferentes épocas…”; “Algunas columnas presentan signos de oxidación en el fuste a la altura del nivel del agua almacenada”. Respecto a las bóvedas: “Se aprecia una fractura en el centro de la bóveda que es semejante a la que encontramos en el suelo de la primera nave. Podría ser estructural o relacionada con movimientos sísmicos“.

    Otro informe anterior realizado por la empresa Arqveocheck en 2008, para el Ministerio de Educación Cultura y Deporte, coordinado por el arqueólogo Víctor Gibello y que el propio arqueólogo reproduce parcialmente en el artículo Una mezquita perdida, un aljibe olvidado. La Casa de las Veletas, Museo de Cáceres, consistió en un estudio del subsuelo y de los muros mediante georradar, análisis fisico-químico de muestras en laboratorio especializado, lectura estratigráfica paramental, investigación histórica y sondeo arqueológico en el patio, expresa que fueron tomadas muestras para su análisis en laboratorio mediante diversos métodos tanto físicos como químicos, fruto de los cuales se puso de manifiesto que los morteros originales que revistieron la edificación carecen de las propiedades adecuadas para el almacenamiento de agua, siendo disgregados por su presencia continuada. Además, se detectaron pinturas solubles en agua de colores blanquecino y rojizo y, muy importante, restos de decoración aplicada mediante placas de cal sobre las enjutas y el intradós de los arcos, decoración totalmente degradada por la acción del agua hasta convertirla en una masa irreconocible formalmente.

     


    Intervenciones y/o Restauraciones:

    Después del “descubrimiento” de la edificación, pasado un largo tiempo de abandono, el aljibe fue sometido a diversas reparaciones y reformas, algunas de ellas encaminadas a convertir la Casa de las Veletas en Museo Provincial. Se trata de reformas de escasa entidad, de carácter más “estético” que estructural, sobre todo dirigidas a mantener el edificio en uso y apto para la visita. Las obras llevan paralizadas varios años.

    Febrero 2015. Según nos informa la Consejería de Educación y Cultura de la Junta de Extremadura existe un plan de intervención incluido en los Presupuestos Generales del Estado 2015, cuyo comienzo tendrá lugar este mismo año.

     

  • Hallan restos de una mezquita en el aljibe del Museo de Cáceres. El Periódico de Extremadura, 19/11/2009

    Carlos Flecha. Una mezquita perdida, un aljibe olvidado. La Casa de las Veletas, Museo de Cáceres.

    Mélida, José Ramón. Noticia del aljibe árabe de la Casa de las Veletas en Cáceres. Bol. Esp. Exc. T. 25, 1917, P. 225

  • Situación:

cargando mapa - por favor, espere...

Aljibe de la Casa de las Veletas 39.472755, -6.370343 Cáceres. Aljibe del siglo XIII de origen árabe.Ver en detalle>> (Indicaciones)